Una pequeña tarjeta blanca (1)

Cuando llegué a Alcohólicos Anónimos, era atea por autonombramiento, agnóstica de tiempo parcial y antagonista de tiempo completo, contra todos y contra todas las cosas en general, y contra Dios en particular (en parte debido, supongo, a mis intentos de aferrarme al concepto de Dios de mi niñez). Nunca hubo […]

Publicado por

El primer Grupo 24 Horas de A.A.

“¿Te imaginas, Virgilio, un lugar donde el alcohólico pueda ser recibido a cualquier hora del día, de la noche o de la madrugada, principalmente, que es cuando arrecia la resaca alcohólica, donde se le ofrezca un café, una infusión caliente, un cigarrillo y una buena charla sobre las experiencias, nuestras […]

Publicado por